¿Es hora de ‘modernizar’ las Etiquetas de los Alimentos para Mascotas?

1.466 Visitas
Categorías: Packaging y Técnicos.

Un grupo recién formado indica la posibilidad de algunos cambios

El formato actual de las etiquetas de los alimentos para mascotas en los Estados Unidos ha ya tienen varias  décadas. La Asociación de Autoridades de Control de Alimentos de los EE.UU (AAFCO) y el Comité de Alimentos para Mascotas se convocaron por primera vez en la década de 1960, momento en que se le dio forma a los requisitos básicos de etiquetado. Sí, ha habido muchas actualizaciones y adiciones a estos requisitos a través de los años, pero esencialmente, el diseño fundamental que todos los alimentos para mascotas deben seguir ha permanecido intacto.

Algunos creen que este formato se puede mejorar para facilitar al comprador la lectura y la comprensión de la información presentada en la etiqueta. Teniendo esto en consideración, AAFCO formó el Grupo de Trabajo de Modernización del Etiquetado de Alimentos para Mascotas  en agosto de 2016, con el fin de considerar las propuestas de cambio y hacer recomendaciones al Comité de Alimentos para Mascotas. El grupo de trabajo se encuentra todavía en sus primeras etapas de discusión, por lo que no hay mucho que decir en este momento. Sin embargo, es un ejercicio interesante para reflexionar sobre las posibilidades.

Potencial impacto del Grupo de Trabajo para la Modernización del Etiquetado de los Alimentos para Mascotas

Un aspecto que puede verse afectado es el análisis garantizado. Algunos han examinado el recuadro de información nutricional (como se exige en las etiquetas de alimentos para humanos en virtud de la Ley de educación y nutrición del etiquetado de  1990 y recientemente actualizada) como fuente de inspiración. El reglamento promulgado en virtud de la Ley prescribe un formato muy preciso para declarar el contenido de nutrientes en una sección claramente delineada y fácilmente identificable en la etiqueta. Muchos de los requisitos específicos no son directamente transferibles a los alimentos para mascotas, ya que las necesidades nutricionales, y por lo tanto la información  que es más importante transmitir al consumidor, es diferente.

Por ejemplo, el contenido de colesterol de los alimentos, si bien es importante para la salud humana, sería mucho menos beneficioso cuando se trata de perros y gatos. Sin embargo, debido a que la persona que compra la comida de la mascota es probable que sea la misma persona que compra alimentos para los miembros de su  familia humana, debería haber sección discernible de la etiqueta que emule con el recuadro de información nutricional, lo cual sería  fácil de localizar e identificar. El recuadro de información nutricional  de los  alimentos humanos también proporciona información respecto al contenido calórico, así que es posible que la información del contenido calórico se pueda ensamblar con el análisis garantizado en esta nueva sección

Otro aspecto con posibilidad de cambio es la declaración de ingredientes. Los reglamentos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) imponen nombres, orden y formato de los ingredientes declarados. Debido a que estos requisitos de etiquetado están bajo la ley federal, sería difícil para AAFCO desviarse demasiado de lo que está en el Código de Regulaciones Federales.

Sin embargo, las regulaciones de la FDA para el etiquetado de alimentos humanos permiten cierto laxismo en la forma en que se declaran los ingredientes en comparación con aquellos para el etiquetado de piensos, por lo que tal vez haya espacio para incorporar algunos de esos aspectos y  hacer que la declaración se pueda comprender mejor. Hasta la fecha, la FDA no se ha resistido a su cargo del Congreso para promulgar reglamentos de etiquetado específicos de alimentos para mascotas como se requiere la Ley de Enmiendas de la FDA del 2007, de todas formas, tal vez se puedan hacer algunas revisiones a las regulaciones de la FDA para que no exista conflicto con AAFCO.

Las declaraciones sobre el uso previsto y la adecuación nutricional también tienen potencial para el ajuste. En este momento, un comprador tiene que  cazar las pequeñas letras de la etiqueta para encontrar una declaración bastante larga y quizás confusa sobre las etapas de la vida para el cual el producto es nutricionalmente adecuado. Al buscar a través del producto en un punto de venta, puede ser tedioso voltear las bolsas para tratar de localizar un producto apropiado para una mascota puntual. Tal vez una indicación que resalte puede trasmitir la información, lo cual será más rápido y útil para el consumidor en el punto de venta.

Algunos aspectos probablemente no cambiarán mucho, o en absoluto, como la declaración de contenido neto y el nombre y dirección del fabricante o distribuidor. No ha habido ninguna preocupación urgente con respecto a la necesidad de mejora, y sus requisitos y el formato está plenamente arraigados en las regulaciones de la FDA. Sin embargo, otras secciones se pueden cambiar o incluso añadir, como las indicaciones de  alimentación, de manejo (específicas para el tipo de producto), etc.

Autor: DAVID A. DZANIS, – Pet Food Industry

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de