Estudios epidemiológicos muestran que los niños que crecen en hogares con perros tienen un menor riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes como el asma y las alergias

Los científicos están prestando cada vez más atención al "microbioma de interiores", a los miles de millones de bacterias, virus y hongos con los que compartimos nuestros hogares y oficinas. Pero no todos esos microorganismos son malos para nosotros, señalan los expertos. Y la exposición a una gran variedad de gérmenes en los espacios interiores puede ser saludable, ayudando a prevenir una variedad de enfermedades.

Así que existe una creciente preocupación de que, en nuestra ansiedad por eliminar las bacterias de nuestro mundo interior, nos hemos vuelto demasiado limpios para nuestro propio bien. Corremos el riesgo de limpiar, desinfectar, aspirar y filtrar la mezcla fortificante de criaturas microscópicas que nuestro sistema inmunológico necesita para desarrollarse adecuadamente.

Entra al perro.

Los perros ruedan por el barro, olfatean heces y otras sustancias cuestionables. Luego nos llevan innumerables gérmenes en nuestras casas en sus patas, hocicos y pelaje.

Y si la investigación más reciente sobre mascotas y salud humana es correcta, esa nube de microbios transmitidos por los perros puede estar funcionando para mantenernos saludables. Los estudios epidemiológicos muestran que los niños que crecen en hogares con perros tienen un menor riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes como el asma y las alergias, y puede ser el resultado de la diversidad de microbios que estos animales traen hacia nuestros hogares.

De acuerdo con la llamada hipótesis de la higiene, pasar más del 90 por ciento de nuestro tiempo en el ambiente pobre en bacterias en interiores, como lo hacemos (fundamentalmente en las etapas más tempranas de la vida, cuando se está formando nuestro sistema inmunológico), puede hacer que nuestros cuerpos reaccionen más tarde de forma exagerada a sustancias inofensivas y nos enferman.

"Las alergias y el asma son ejemplos de la manera en que el sistema inmunológico está fallando", expresó Jordan Peccia, profesor de ingeniería ambiental en la Universidad de Yale. "Una alergia no es más que el ataque de nuestro sistema inmunológico a algo que no debería atacar, porque no se ha calibrado correctamente".

El Dr. Peccia dijo que la exposición a microorganismos animales durante los primeros tres meses de vida ayuda a estimular el sistema inmunológico de un niño para que no se vuelva demasiado sensible en el futuro. Un estudio publicado el año pasado en el New England Journal of Medicine encontró que los niños Amish en Indiana, que crecieron cerca de los animales de granja tenían tasas mucho más bajas de asma que los niños Hutterite, que fueron criados lejos de los animales en grandes granjas mecanizadas en Dakota del Norte.

Un coautor del estudio, Jack Gilbert, director del Centro de Microbioma de la Universidad de Chicago, dijo que los Amish padecen menos enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico que el resto de nosotros porque crecen con su ganado y las bacterias que producen, como lo hicieron nuestros predecesores humanos durante miles de años.

Cuando estamos privados del contacto con estos aliados bacterianos ancestrales, nuestro sistema inmunológico a veces pierde la capacidad de distinguir entre amigos y enemigos. La solución: "Si no podemos traer a nuestros hijos a la granja, tal vez podamos llevar la granja a los niños", apuntó el Dr. Gilbert, quien cree que la convivencia con las mascotas es la mejor opción de estar cerca de un corral y así entrenar a un  sistema inmune en crecimiento.

Nuestros entornos domésticos ya contienen una gran cantidad de microbios. Un análisis del polvo doméstico recolectado por voluntarios en un estudio de ciencia ciudadana llamado "La vida salvaje de nuestros hogares" encontró más de 125,000 tipos de bacterias y más de 70,000 especies de hongos en las viviendas de los participantes.

Cada uno de nosotros arroja 38 millones de bacterias por hora a nuestro medio ambiente, las cuales exhalamos y se desprenden de nuestra piel. Muchas de esas bacterias mueren de inmediato en el aire cálido y seco de nuestros hogares, pero innumerables microbios sobreviven en el polvo de la casa o se adhieren a la superficie de las cosas como pantallas de computadoras y fundas de almohadas.

Las mascotas, y especialmente los perros, agregan mucho a la diversidad del microbioma de interiores. Las investigaciones han demostrado que la adopción de perros en nuestro hogares  aumentó los niveles de 56 clases diferentes de especies bacterianas en el ambiente interior, mientras que los gatos más exigentes naturalmente aumentaron solo 24 categorías. Aún no sabemos si el contacto con los microbios felinos también ayuda a prevenir los trastornos inmunitarios; aún no se han realizado estudios lo suficientemente profundos como para proporcionar datos confiables, dijo el Dr. Gilbert. "Pero sí sabemos que los gatos de interior tienen menos impacto en el microbioma de interior que los gatos de exterior", agregó

Sin duda, algunos microbios transmitidos por animales no son buenos para nosotros, dijo la Dra. Scarlett Magda, presidenta de Veterinarians International con sede en Nueva York, un grupo sin fines de lucro que promueve la salud humana y animal a través de la atención veterinaria.

Los perros pueden, por ejemplo, lamer la orina de roedores infectados con leptospirosis, luego lamernos y transmitir las bacterias a través de cortes en la piel, aunque solo se reportan unos pocos casos de leptospirosis en la ciudad de Nueva York cada año, y no se sabe si fue causada por mascotas.

Los gatos son conocidos portadores de toxoplasmosis y las tortugas y ranas (y, en ocasiones, perros y gatos) pueden transportar bacterias de salmonela en la piel y en las heces. Pero no se preocupen, dijo la Dra. Magda: "Sólo deben lavarse las manos".

Los posibles beneficios de tener mascotas parecen superar los riesgos, y continúan siendo aclarados.

Algunas investigaciones iniciales intrigantes sugieren vínculos entre los microbios que nuestros compañeros animales traen a nuestros hogares, que respiramos y tragamos, y los microbios que crecen en nuestro tracto digestivo. "La exposición a bacterias animales puede desencadenar bacterias en nuestro intestino para cambiar la forma en que metabolizan los neurotransmisores que tienen un impacto en el estado de ánimo y otras funciones mentales", dijo el Dr. Gilbert, aunque advirtió que la investigación sobre cómo los microbios de las mascotas afectan la microbioma intestinal humana aún se encuentra en una etapa temprana.

Netzin Steklis, un biólogo de la Universidad de Arizona que está trabajando en un estudio de ancianos para aprender más sobre el hecho de que  vivir con perros cambia su piel y las microbiomas intestinales, dice que los dueños de mascotas saben desde hace tiempo que la compañía de animales puede mejorar nuestro estado de ánimo. "Pero ya no es solo una historia de oxitocina", dijo, refiriéndose a la sustancia química del cerebro que a menudo se llama la hormona del amor. Ella sospecha que el efecto fisiológico de sus bacterias en nuestras entrañas puede contribuir al conocido beneficio antidepresivo de tener una mascota.

"Los perros han estado con los humanos durante 40,000 años", agregó. "Pero ahora solo estamos buscando descubrir cómo vivir con ellos impacta en nuestra salud. Pronto sabremos más".

Autor: Richard Schiffman - New Yorkk Times

Noticias relacionadas

Últimos Videos

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con (*).