Adaptando el diseño

Cuando Thorir Haraldsson decidió modernizar su operación, sabía que necesitaba un socio de ingeniería en quien pudiera confiar. "Me puse en contacto con varios proveedores", explica Haraldsson, Director de la fábrica de piensos de Lifland, "y ANDRITZ fue el único que pudo venir a nuestro sitio para diseñar, entregar y poner en marcha una fábrica con líneas de proceso completa desde cero". Nadie más tenía todas las capacidades que yo necesitaba.'

El equipo de ANDRITZ llegó a Grundartangi, en la costa de una ensenada justo al norte de Reykjavik Junto con Haraldsson, discutieron las formulaciones de cebada, trigo y vitaminas que Lifland pretendía utilizar. Se definieron el almacenamiento de materias primas, los tamaños de los silos y los sistemas de enfriamiento, por lo que ANDRITZ procedió a diseñar una instalación de última generación, incluidos todos los elevadores, sistemas de transporte y equipos auxiliares necesarios para una fábrica totalmente integrada.

 

El resurgimiento de una fábrica de piensos moderna

Cuando el equipo de ingenieros y electricistas llegó de Dinamarca, Lifland había construido un nuevo muelle en el puerto de Grundartangi con piedras de lava trituradas y, menos de un año después, en octubre de 2010, se inauguró la planta terminada con una celebración de 400 visitantes, incluidos varios ministros del gobierno. Juntos, Lifland y ANDRITZ construyeron la fábrica de piensos más grande de Islandia, capaz de producir 12 toneladas de pienso por hora.

Con la ayuda de la capacitación y asistencia en la puesta en marcha de ANDRITZ, los técnicos de Lifland pronto comenzaron a producir a plena capacidad. Un avanzado sistema de doble enfriador hizo posible cambiar las recetas en minutos, una ventaja significativa para procesar una amplia gama de alimentos para caballos, vacas, ovejas, cerdos, pollos de engorde y ponedoras islandeses. Al final del primer año, Lifland había producido un total de 24 000 toneladas de pienso.

Afortunadamente, Haraldsson tuvo la previsión de solicitar una instalación con suficiente espacio para expandirse, y en 2015 se diseñó e instaló una línea de proceso adicional. Otros ajustes y actualizaciones se realizaron simultáneamente en la primera línea, que había estado operando las 24 horas del día, cinco días a la semana. "Esto significaba que cualquier trabajo de mantenimiento debía realizarse los fines de semana", destacó Haraldsson. "Con la segunda línea, ahora podemos producir casi el doble del volumen trabajando solo dos turnos de 16 horas por semana".

Gracias a la combinación de alto rendimiento, bajo consumo de energía y rápidos tiempos de cambio, los productos de la fábrica de Lifland ahora son extremadamente competitivos en términos de precio y calidad. La nueva línea se utiliza principalmente para alimento para pollos de engorde y ponedoras, mientras que la primera línea continúa cambiando las recetas para productos adicionales que incluyen, más recientemente, alimento para ganado.

"Estoy muy satisfecho con el resultado de esta asociación", concluye Haraldsson. "Cuando me paré aquí por primera vez y señalé dónde planeaba construir la planta, el personal de ANDRITZ me miró y dijo: '¡Pero es solo mar! ¿Dónde está la tierra? Aquí estamos hoy en ese mismo lugar, produciendo 40,000 toneladas anuales de alta calidad en medio de un nuevo puerto marítimo de rápido crecimiento. Es un momento muy emocionante."

Autor: ANDRITZ

Fuente: All Pet Food

PERFIL DE Andritz

Noticias relacionadas

Últimos Videos

Dejar un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con (*).